TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Alejandro Híjar, Escritor Copywriter Formador y Speaker
¿Eres de los del espectáculo o de los otros?
POR Alejandro Híjar, Escritor Copywriter Formador y Speaker, 15:43 - 09 de Noviembre del 2022
¿Eres de los del espectáculo o de los otros?

No sé si te ha pasado a ti, pero es curioso cómo, cada cierto tiempo, te reenvían videos, como si tuvieran un ciclo vital concreto y renacieran cada cierto tiempo.

A mí me pasa con uno. Seguro que lo has visto.

Es un vídeo de una pelea, seguramente de alguna película, aunque no he tenido la suficiente curiosidad en saberlo.

Hay un corro de gente apostando alrededor de dos luchadores. Uno de ellos, está tranquilo y mira a su oponente. El otro comienza a saltar, dar volteretas hacia todos los lados, el pino a una mano, movimientos de manos y piernas que ya le gustarían al propio Bruce Lee.

Él, vamos a llamar «espectacular», se vuelve al público, y con sus manos hace un gesto para que animen. El público anima y él responde con un doble mortal hacia atrás y termina con una mirada desafiante a su oponente.

El otro sigue tranquilo.

El «espectacular» vuelve a animar al público y esta vez, ante su grito enfervorizado, se anima con una rueda a una mano mientras con las piernas hace una especie de molinete de patadas cuasi acrobáticas.

Las apuestas están completamente volcadas sobre el espectacular, lo dan como ganador seguro.

El árbitro del combate declara el comienzo de la pelea. El «espectacular», sigue con sus volteretas, sus ruedas a una mano, sus mortales y el tranquilo, sigue quieto, mirando a su oponente con la guardia puesta: piernas un poco abiertas para tener mayor equilibrio y brazo derecho cubriendo la cara y el izquierdo dispuesto para el golpeo.

El «espectacular», mira al tranquilo como retándole a distancia, se aleja unos pasos para coger carrerilla y dando un salto circense se avanza sobre él dispuesto a golpearlo. Va a ser una masacre, el público grita y…

En ese momento, cuando el golpe es inminente, nuestro luchador tranquilo, cambia la guardia y le da un puñetazo a nuestro luchador espectacular, que todavía no entiende por donde le ha venido y da de bruces con él en el suelo, del cual, no parece que pueda levantarse.

El luchador tranquilo, se gira hacia el árbitro, lo saluda con una inclinación muy oriental, saluda al entrenador de su oponente, se acerca a «espectacular» para asegurarse de que está «bien», coge su toalla y se va.

Mientras «espectacular», haciendo esfuerzos sobrehumanos para mantenerse en pie, sigue buscando de dónde le ha venido el golpe.

Como la vida misma.

Cualquiera que hubiera visto los preliminares hubiera apostado por «espectacular»; se movía mucho, hacia movimientos rápidos, bien hechos, sincronizados y ensayados.

Parecía la reencarnación del mismísimo Bruce Lee. Animaba al público, provocaba fervor, admiración, locura. Parecía imposible que el otro luchador fuera capaz de ni siquiera de alcanzarlo ni con la vista.

Cuántas veces, en nuestras empresas, nos dejamos llevar por el «espectacular», por el que se mueve mucho, el que enfervoriza al público que lo aclama, el que da una imagen de grande, de que sabe que está haciendo y por qué.

Realmente la persona que necesitamos es a la otra. Se mueve poco, observa, sabe lo que tiene que hacer y cuándo. Llegado el momento lo hace, eso sí, sin algarabías, sin saltos, sin encrespar al público. Simplemente lo hace.

Si quieres espectáculo, está claro a quién tienes que contratar, pero tu empresa ¿Se dedica al espectáculo?

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Sabes en qué consisten los despidos silenciosos?
No
No sé
Me gustaría recibir información
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2022 RRHHDigital